WhatsApp, cifrado de extremo a extremo

WhatsApp, cifrado de extremo a extremo

0 288

La decisión de la compañía de activar este protocolo de encriptado se dio por el juicio entre Apple y el FBI, pero también por algunos otros en los que Whatsapp se ha visto afectada.

El cifrado extremo se trata de un protocolo severo en el que sólo el emisor y el receptor pueden leer los mensajes, por lo que no pueden acceder a ellos ni siquiera los proveedores de telecomunicaciones, los proveedores de Internet o los dueños de la aplicación.

Esto quiere decir que la compañía no tiene ninguna capacidad para acceder a los mensajes de sus clientes, ni siquiera por orden de las autoridades.

Así, a partir de ahora, cuando el usuario comparta archivos, mensajes, llamadas, fotos, videos… todo será cifrado por defecto, incluyendo los grupos del chat.

Sin embargo, el nuevo cifrado solo funciona con la última actualización de la aplicación, 2.12.556 para Android y 2.16.1 para iOS.

 

Sin actualización no hay cifrado.

Hasta que todos los usuarios de la aplicación de mensajería no actualicen a la última versión, todavía habrá textos sin este protocolo de seguridad.

Para hacer la transición lo más sencilla y clara posible, los clientes de Whatsapp notificarán a los usuarios cuando sus charlas forman parte ya del cifrado de extremo a extremo, según explica Open Whisper Systems, la compañía que ha desarrollado el Protocolo de cifrado para Whatsapp.

“A partir de hoy, los usuarios verán una notificación en sus conversaciones avisándoles de que sus chats individuales y grupales implementarán un cifrado de punto a punto. El estado de cifrado de cualquier chat es visible desde la pantalla de preferencias del mismo”, afirma la compañía en su blog oficial.

El mecanismo es muy sencillo. Cuando se envía un mensaje, la única persona o personas que pueden leerlo es aquella que lo envía y aquella que lo recibe. Nadie puede ver el interior de ese mensaje.

“Ni los delincuentes informáticos, ni los piratas informáticos. Ni los regímenes opresivos. Ni siquiera nosotros”, asegura Whatsapp.

 

¿En qué se diferencia del cifrado de otras ‘apps’?

Los mensajes de Whatsapp ahora serían como una conversación cara a cara. Solo el emisor y el receptor son los dueños y tienen acceso a ese mensaje sea cual sea. Muchas aplicaciones de mensajería ya cifran sus mensajes, la diferencia entre estos cifrados y el anunciado por Whatsapp es que éste asegura que sólo tú y el receptor pueden leer lo que se ha enviado.

 

Sin intermediarios.

Según la aplicación, esto es así porque los mensajes están seguros con una especie de candado de la que sólo tienen llave el receptor.

“Para mayor protección, cada mensaje enviado tiene su propio candado y un código único que se genera de manera automática; sin necesidad de crear chats secretos especiales para asegurar los mensajes”, explica la aplicación.

 

¿Cómo funciona el cifrado de punto a punto?

El cifrado end-to-end tiene como base un protocolo de señal, diseñado por Open Whisper Systems, y que impide que terceros accedan a los mensajes, documentos y llamadas.

Según este protocolo, cada usuario de Whatsapp posee una clave privada de encriptado, que se crea al instalarse la aplicación y se queda en el teléfono, pero que ni siquiera Whatsapp tiene acceso a ella.

 

¿Qué protege y de qué nos protege el end-to-end?

En primer lugar, cualquier llamada realizada con la aplicación, incluyendo si es al extranjero, están cifradas de extremo a extremo para que ningún tercer pueda escucharlas, no pueden ser pinchadas de ninguna manera, ya que ni la aplicación, ni el servidor ni el proveedor de datos conoce la clave de cifrado, que es creada por el propio dispositivo.

A los mensajes les ocurre lo mismo. Whatsapp no mantiene los registros de los mensajes en sus servidores una vez han sido enviados y recibidos. Además, con el cifrado de extremo a extremo nadie puede leerlos, ni siquiera Whatsapp. Sólo quien lo envía y quien lo recibe.

La aplicación, además, permite al usuario confirmar si las llamadas que hace o los mensajes que envía están cifrados con este sistema. Sólo hay que mirar el indicador (un candado con un check-in) en la pantalla de información del contacto o grupo.

 

Qué no protege

Hay letra pequeña, como advierten desde Livemint. En los términos y condiciones se recoge que “WhatsApp puede retener la fecha y sello de tiempo la información asociada a los mensajes entregados con éxito y los números de teléfono móvil que intervienen en los mensajes, así como cualquier otra información que WhatsApp está legalmente obligado a recoger”.

El número de teléfono de las personas que conversan y las horas y fechas de los mensajes se registrarán en los servidores de la aplicación, lo que significa que estarán a disposición de las autoridades y agencias de información en caso de que sean requeridos para algún caso.

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deje una respuesta