Laura Fernández. Reina sin corona y sin pueblo.

Laura Fernández. Reina sin corona y sin pueblo.

POR: EL CAMINANTE

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) a través del ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz, miembro del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) reconoció que son otros tiempos.

Otros tiempos en los que el PRI ya no puede creerse dueño de todas las acciones o de todo el control del país. Eso es algo que a la presidenta del municipio de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña no le ha quedado claro.
El Caminante llegó a Puerto Morelos, dialogó con 10 personas escogidas al azar, mientras caminaba y, o no quieren hablar de ti, Laura o el que lo hace dice que tú no eres su presidenta, con las excepciones de los empleados pagados con dinero de la gente que claro, dicen que tú si eres “su” presidenta.
Empleada del PRI toda la vida, Laura Fernández tomó protesta al cargo de presidenta municipal el 30 de septiembre de 2016, pero 29 días antes, el 1 de septiembre, renunció a más de 20 años de militancia y se afilió al Partido Verde “en un acto de congruencia”, dijo, alegando que ese instituto político fue el que la postuló como candidata en un municipio donde no la querían y no la quieren.
Durante los 12 meses siguientes, Laura Lynn Fernández Piña (ese es su nombre completo) no ha logrado convencer a la población y permitió o facilitó el ingreso de verdaderos artífices de la dilución presupuestal y de la holgazanería burocrática.
En el PRI de Quintana Roo, que sigue controlado por enemistades de la alcaldesa, Laura tiene enemigos frontales entre los partidos a los que ella llamó “hermanos”, pero a los que se la aplicó cambiándose de partido siguiendo la orden del senador Félix González Canto. Dentro del mismo PRI se sabe que tiene “amistades” fantasmas.
El 30 de septiembre de 2016, al tomar protesta como presidenta y mostrar lo que llamó plan de Visión Municipal, Laura Lynn ensalzó el rubro Finanzas sanas y transparentes, capacidad de gestión “que reafirma la convicción de un gobierno de puertas abiertas, transparente, con puntual rendición de cuentas y en el que no tendrá cabida la corrupción”. Y expuso: “La administración 2016-2018 será de comunicación directa con los ciudadanos por medio de audiencias públicas en las colonias del municipio…”.
Hoy, a un año de una gestión que la población auténtica y que no vive del gobierno le rechaza, conoce que las audiencias públicas no llegan ni a cinco y exigen que el presupuesto “se destine a más obras, servicios y atención al ciudadano que al gasto corriente”. Laura Fernández afirmó en su toma de protesta que se preservaría un municipio sin deudas, aunado a una auditoría permanente del manejo de los recursos.
Hoy, a un año de una gestión, la población auténtica y que no vive del dinero público exige que se entreguen las obras que comprometió, principalmente porque está comprobado que el caudal se está utilizando para pagar la nómina de un ayuntamiento de casi 900 empleados “de los cuales 700 no son de aquí, sino vienen de Cancún y Playa del Carmen”. Impera la opacidad, pero es de todos conocido que así es el grueso de la nómina.
Los tiempos del PRI son los que, Laura, no entiendes. Cambiaste de camiseta cuando fueron los priistas nativos quienes hicieron el trabajo de campo, los que dieron la batalla, pero finalmente las cabezas de ese PRI sucumbieron al soborno, a la complicidad, la falsedad y la traición conformando el proyecto 5, que será tema de otra narrativa en El Caminante.
Los tiempos del PRI son los que no le quedan claro a Laura Lynn. Cree que se sigue gobernando como antes y creyó haber llegado a un pueblo donde hay gente de otro nivel intelectual, sin menospreciar los colectivos de los municipios vecinos.
Pero Laura Lynn, has subestimado a Puerto Morelos, porque independientemente de la gente humilde que habita, la gente de pueblo, hoy se está demostrando que la comunidad científica, de activistas y de académicos son más fuertes, porque Laura está haciendo las cosas mal. Y las está haciendo mal desde el momento en que no está cumpliéndole a la gente. Si ella muy claramente dijo que no iba a haber deuda ¿por qué a fuerza quiere volver a engañar a la gente que va a ser algo a cuenta gotas? ¿Qué es algo que denomina estrategia financiera si a todas luces es un préstamo y un préstamo es deuda? Laura Lynn. ¿Cómo cree que la gente volverá a confiar en ella?

LAS LLUVIAS Y EL RÍO DE DINERO

Efectivamente, durante la temporada ciclónica 2017, las calles de Puerto Morelos, cabecera municipal no se inundaron como antes. Pero sí es real que el ayuntamiento está inundado de gente que no trabaja, de holgazanes y de expertos en el maquillaje presupuestal.
La Dirección Jurídica tiene a su cargo 5 ó 6 personas de las que no se conoce cuál es su función, pues tanto en la Secretaría General del Ayuntamiento como en las diversas dependencias hay abogados incrustados, cobrando con dinero público de los que tampoco se sabe cuál es su función. Es decir, la comuna tiene como empleados cobrando con dinero público a más de 30 abogados.
La Dirección de Comunicación Social (de la que se prepara un preciso trabajo en posterior entrega) tiene a más de ocho personas que se encargan de un boletín y cinco imágenes a difundir entre medios informativos comprados, en todo el estado y pagados con dinero de los portomorelenses. Tiene un equipo de mercadotecnia (la profesión de Laura Lynn), cinco personas que se encargan de llevar la “fanpage” oficial a la cual –para colmo—sólo le hacen 2-3 publicaciones diarias.
La inundación de arribistas, aprovechados y desconocidos en el municipio es clara también en las regidurías a cargo de los que conformaron la planilla que se inscribió ante el Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO) para tal efecto. En la primera regiduría entregada a Saydi Trujillo Encalada se paga, con dinero de portomorelenses, tres asistentes, sin contar las que se pagan en la dirección a cargo de su hija, Saydi Anduze. Es decir, Laura Lynn facilitó la corrupción, con casos de nepotismo desde la primera línea de su administración. Hay señales claras entre priistas del municipio que rechazan la incursión de las Saydi.
De esto la gente se ha dado cuenta y para eso han pedido una consulta pública pero Laura Fernández no responde. ¿Es la terquedad de una princesa? Cualquier asesor (de los que sí ayudan) respondería a Laura que a la ciudadanía no le interesa saber si ella regresa en la noche o no a ver a su concubino; la población, lo que sí está interesada es en ver a una verdadera ciudadana que esté al frente del gobierno. La gente ha preguntado ¿Por qué no vive la presidenta aquí?
En el recorrido de El Caminante por las calles del puerto las versiones coinciden: Nunca han visto a la presidenta en el parque; sin embargo, sí la han visto sentarse allí, pero cuando se tomó fotos con sus hijos. Notas de prensa nacional han documentado que Laura Fernández es la única presidenta municipal del país que no vive en el municipio que gobierna.
Laura Fernández, ya no son tiempos de la Ley de Herodes. Es cierto que tiene sus discursos que conmueven a más de uno, pero cada día crece el número de personas que no la quieren o le reclaman cumplir su obligación. ¿Cuál es su terquedad? El pasado 13 de septiembre, al día siguiente del primer informe de gobierno municipal, el grupo Voces Unidas de Puerto Morelos conformado por académicos, científicos, ambientalistas y sociedad civil boletinó un primer reclamo colectivo que reiteró el pasado 20 de septiembre (VER DOCUMENTOS).
¿Cuál es la terquedad de Laura, si no tiene un pueblo que la respalda? De querer estar en donde no la quieren ¿Terrenos? ¿Cuidar intereses de alguien más arriba o de un grupo de ‘alguienes’? ¿Propiedades?
Los académicos, los que estudian la ciencia, no los docentes metidos a política, le han dicho a Laura Lynn que carece de compromiso social y moral. Porque venir y cantarle a las mamás (las mamás de empleados del ayuntamiento o las inscritas en programa social) con la guitarra es burlarse, en lugar de dar una solución concreta a ese grupo poblacional.
En salud, se sabe que el hospital es algo que no le corresponde. Un proyecto que no alcanza con los 20 millones de pesos que prestó; pero, el drenaje, la contaminación descomunal que ocurre, sí le corresponde. Lo más risible de esto es que varios miembros de su gabinete como Miguel Angel Zetina, el súper asesor de membrete; la regidora Saydi Trujillo; su colega (en profesión y oficio) Blanca Hernández; el director de Desarrollo Urbano (primodelincuente) Tirso Esquivel son propietarios de lanchas, embarcaciones ¡con las que se van a bañar a otras playas! Esta gente no son bañistas de Puerto Morelos y sólo “admiran” la costa por las fotografías en las que los retratan. Saben bien la problemática que tienen estas playas y que la certificación que la presidenta del Partido Verde cantó hace un tiempo no tiene para cuando, hasta que se arregle el drenaje pues todas las aguas negras y grises van a parar al mar, directito, a pie de costa.

LA MALA CARA DE LA REINA

En el municipio hay quien contabiliza hasta 15 empleados responsables de difundir actividades de la presidenta. Sólo que ninguno de los 15 hace bien su trabajo y se boletinan imágenes donde se ve que ya empieza la caída. Laura Lynn trajo a un fotógrafo personal que tampoco sabe quién es digno de aparecer en fotografías así. “Hay verdaderas reinas que merecen tener fotos de reina”, le dicen a El Caminante. El caso hoy es que a Laura le ven su falta de compromiso con la gente. “Es la reina que le robó la corona al pueblo”, pero como bien dicen Laura y ya te ha pasado que todo lo que sube también cae. Lo bueno es que sabes caer como los gatos, parada. Pero claramente hay imágenes mostrando que hay frustración dentro de ti. Aún.

 

SIN COMENTARIOS

Deje una respuesta