Vuelve el delantero mexicano a marcar goles tras descubrir una tobillera incrustada en el calzado que le mantiene firme el golpeo.

El instinto goleador de Javier Chicharito Hernández radica en un hechizo. El mexicano que juega en el Bayer Leverkusen pasó una mala racha que llegó a poner en duda su valía como delantero.

“En un día bueno le lanzan una gallina y la clava por el ángulo. Pero también es capaz de fallar solo y sin arquero”, dijo sobre él Jorge Valdano para explicar la nube negra que le acompañaba.

Sin embargo, desde que se calzó en abril de 2015 unas botas blancas, ribeteadas con rosa y verde chillón, la racha cambió por completo. Desde entonces ha anotado 29 goles.

Las botas son blancas, con la punta ligeramente levantada, en forma de lanza. El logo de Nike cruza el empeine como una llama de fuego. La novedad es que traen incorporadas una tela a modo de calcetín que sirven para sujetar el tobillo, lo que le ayuda a amarrar el golpeo. Andrés Iniesta dijo de ellas que eran diferentes, especiales, y que se ajustaban al pie como un guante. “Chicharito”, con ellas puestas, volvió al sendero del gol.

La primera vez que se las puso fue en el Santiago Bernabéu y todavía vestía la camiseta del Real Madrid. Era la Jornada 31 de la liga frente al Eibar. En aquel partido Carlo Ancelotti le eligió como titular, por delante de Karim Benzema, quien quedó relegado al banquillo. Durante los 90 minutos llevó puestas las botas de aluminio. “Chicharito” marcó de cabeza en el minuto 31, con un salto propulsado por el nuevo calzado. Estreno y victoria, mejor imposible.

Aunque su futuro no estaba en Madrid. Regresó al club que lo llevó al futbol europeo, el Manchester United. Louis van Gaal no lo quiso. Un club, perteneciente a una farmacéutica mundial, dispuso 13 millones de dólares para contratarlo. Bayer Leverkusen se hizo con “Chicharito” y su secreto de cenicienta.

Con las botas encantadas debutó en la Bundesliga, el 12 de septiembre de 2015. Hasta el último partido ante el Bayern Múnich suma 13 goles en 1.307 minutos repartidos en 17 partidos. Es el cuarto mejor goleador del campeonato, sólo por debajo de Pierre-Emerick Aubameyang (20), Robert Lewandowski (19) y Thomas Müller (14).

En la Copa alemana, la DFB Pokal, ha hecho tres goles, el último ayer mismo aunque su equipo cayera eliminado. En la Liga de Campeones batió su propio récord: cinco goles en los seis partidos de la primera fase. Uno de ellos lo anotó contra el Barcelona de Luis Enrique. Él solo marcó en esta competición más goles que todos los jugadores del Manchester United.

Javier Hernández también tiene con México una estrecha relación con el gol y sus amuletos. En el verano se perdió la Copa de Oro por una fractura en la clavícula derecha. Los pies quedaron intactos. Pero en su regresó anotó, de penalti, ante Argentina y en la final ante Estados Unidos, por el pase a la Copa Confederaciones Rusia 2017, hizo el primero. De nuevo, con un calzado que solo los excéntricos utilizarían para ir a una discoteca.

En total, esta temporada lleva 22 goles y en cada uno de ellos ha utilizado los botines cuyo diseño se patentó en el Mundial de Brasil. Las botas de “Chicharito” siguen embrujadas.

SIN COMENTARIOS

Deje una respuesta